Estos cuentos están dedicados a mi amada hija, mi esposo y todos los niños y padres del universo... La idea surge junto a mi hija de 5 años, para crear en forma acogedora, Cuentos literarios infantiles, basados en los intereses de los propios niños y en los valores fundamentales, propios para enfrentar la Vida... Ojalá puedan leerlos con vuestros pequeños y luego comentar sobre los distintos temas. ¡Anímense!

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Julieta quiere un hermanito...

 



           Julieta la Jirafita

            Quiere un hermanito…



 Ya estamos de regreso, a pedido de algunas seguidoras muy fieles de Julieta.¡Muchas gracias por la paciencia!. 
La Monita, se ha afanado pintando y ésta vez, la he ayudado con la configuración de los fondos de las imágenes, con diversos collages, de distintos papeles. El tema fue escogido por la Monita, debido a que es su permanente anhelo, ¡¡¡espero les guste!!!




Paula Mancilla Castro

30/11/2011

        Julieta es una Jirafita muy entretenida como de 5 añitos humanos y que vive muchas experiencias, junto a sus amigos de la Jungla. Lo bueno, es que por lo general siempre aprende valores que le servirán para la vida misma…



           Julieta es una Jirafita muy tierna..., ustedes ya la conocen...
           Por lo general, es muy obediente con sus padres y muy buena amiga o compañera, pero tiene un problema que le llega al alma..., se siente un poco sola…
        En verdad , lo que ha comenzado a rondarle en su cabeza es ¡tener un hermanito!. Ha conversado con algunos de sus amigos de la jungla frondosa y ellos le han explicado que debe hablar con su mamá y con su papá.
         La mamá la ha notado ultimamente un poco triste..., por lo que le ha preguntado.

Mamá: “Hija…¿qué te pasa?, ¿estás triste?”.

Julieta: “mamá, me siento muy solita, no tengo con quien jugar cuando mis amigos se van a sus casitas y me gustaría taaanto tener un hermanito”...sñif..., sacando un largo suspiro melancólico...

Mamá: “hija mía, solo Dios sabe si nos mandará a un hermanito, pero no debes estar triste, en algún minuto puede haber una sorpresa, además cuentas con todo el amor de tu papá y mio ¡solitos para ti…!”.
         Julieta sonrió frente a su mamá y decidió esperar.., con mucha alegría y esperanza en su corazón.
        Resulta, que luego de muchas lunas, pero muchas lunas, empezó a notar a su mamá algo más gordita o mejor dicho, con una pancita más protuberante…  jejeje.

Julieta: “mami, ¿por qué ha crecido tanto tu panza?.

Mamá: “hija, creo que te tengo una sorpresa, tu anhelo se ha hecho realidad, ¡en ésta guatita está tu futuro hermanito!”.

Julieta: “¡¡¡Yupiiiii!!!, no lo puedo creer..., por fin!!!.¡¡¡Mamá estoy muy feliz!!!!. ¡¡¡Si!!!, ¡¡¡tendré un hermanito para jugar!!!. Y la abrazó junto a su papá.
        Luego de mucho, mucho esperar..., llegó el día tan esperado.
       La Mamá Jirafa, dio a luz no solo a una pequeña jirafita, si no que a ¡¡¡dos!!!.
        Cual, no sería la sorpresa de Julieta y de su papá, cuando vieron esas ¡¡¡dos preciosidades!!!.
        Pronto Julieta las acarició y sintió su corazón rebozante de amor.

Julieta: “mamá, ¡yo seré tu mejor ayudante!”. Y la mamá, se sintió muy orgullosa de su hija amada. Junto al papá sintieron que era una gran bendición de Dios, tener esa gran y hermosa familia.
           A los días siguientes, cuando ya estuvo todo más calmo, vinieron muchos de los amiguitos de Julieta a conocer a sus hermanitas, ya que resultaron ser  "hembras" y celebraron, cantando y bailando, todos muy felices.

          Ahora quedaba una gran tarea pendiente  para los padres de Julieta y todos sus amiguitos, escoger los nombres…, pero eso ya lo sabremos ¡en la próxima historia...!.


Julieta continuará teniendo muchas experiencias entretenidas y aprenderá   muchas cositas nuevas

jueves, 16 de junio de 2011

Julieta aprendiendo sobre la Vejez



       Este cuento está dedicado a mi amada hija, esposo y a todos los niños del Universo...
La idea de este cuento surgió, a partir de una conversación con mi hija, respecto de los abuelos y del respeto que hay que tenerles...
 Nos da mucha pena saber de abuelitos que están solitos y que no reciben el amor y la compañía que necesitan al terminar su ciclo de vida.
 Esperamos que puedan comentar con sus hijos al respecto y visualizar que está pasando con su familia ... 


Julieta la Jirafita

Aprendiendo sobre la Vejez


Paula Mancilla Castro

16/06/2011

             Julieta, tiene como 5 años humanos y vive muchas experiencias...



              Julieta es una Jirafita muy respetuosa de la Naturaleza.

            En una ocasión, visitaba a su amiga “Grisella”, la elefantita pequeña y jugaron corriendo por diversos lugares de la selva frondosa.

             Por lo general, siempre cuidaban de no hacerle daño a los árboles o arbustos, ya que sus madres, que son muy sabias, siempre les habían enseñado a hacerlo.

         De repente, cuando estaban en eso, se encontraron con la abuelita de Grisella y Julieta quedó muy impactada.

          Julieta: “¿qué le pasa a tu abuelita, que está en el suelo y tan arrugadita?”.

         Grisella: “lo que pasa es que mi abuelita, ya está muy cansada…tiene muchos años… y por eso su piel está tan arrugadita…”.

         Julieta: “¿pero, ya no podrá moverse?”.

        Grisella: “¡no!..., de vez en cuando se levanta, pero ya no es como antes…, por eso siempre hay alguien cerca, para ayudarla en lo que ella necesite”.

         Julieta: “veo que muchas otras elefantas se le acercan a hablarle…”.

         Grisella: “lo que pasa es que dentro de una familia, los abuelos son los más sabios. En éste caso, mi abuelita es quien sabe todas las cosas más importantes; como las rutas que debemos recorrer cuando nos toca trasladarnos para buscar agua o sobre lo que hay que hacer con los nacimientos de las madres primerizas, etc… y se las enseña a mi mamá y a mis tías…”.

            Julieta: “¡qué importante!”.

            Grisella: “¡si!.Yo creo que ésta etapa de los elefantes, es en donde todos debemos agradecerle todo lo que nos ha entregado”.

            Julieta: “si, hay que respetarla y cuidarla ¡hasta más no poder!”.

            Grisella: “así debiese ocurrir ,con todas las especies en éste mundo…”.

             Julieta, luego de haber comprendido un poco más sobre la vejez, reflexionó sobre la importancia que tienen los animales mayores.

               Al llegar a su cuvita, le preguntó a su mamá Jirafa: “¿mamá, tu, más adelante vas a ser viejita y arrugadita?”.

                Mamá: “si, Julieta, es el ciclo de la vida… Primero nacemos, muy pequeños e indefensos y estamos a cargo de nuestros padres, que nos protegen y alimentan. Luego, alcanzamos otra edad, en donde somos jóvenes y aprendemos de los mayores, para más adelante formar nuestras propias familias, en nuestra plenitud.
Al terminar el ciclo, cuando nuestros hijos ya han tenido sus propias crías; que serían nuestros nietos, ya estamos en la vejez…, lo que nos hace estar más tranquilos… Es  la etapa en que nos toca descansar, ya que hemos terminado nuestra tarea…”.

               Julieta: “¡pero yo no quiero que tu envejezcas!”.

               Mamá: “es la ley de la vida hijita…”.

                Julieta al terminar ese día se quedó muy pensativa.

                Pero lo bueno, es que comprendió que todos llegaremos en un momento de nuestras vidas a la vejez, pero que por eso no hay que  estar tristes…, hay que estar muy contentos, ya que todos nuestros cercanos nos respetarán, ayudarán y pedirán consejos…, lo que nos hará ser super importantes…”.

Julieta continuará teniendo muchas experiencias entretenidas y aprenderá   muchas cosas y valores importantes en la vida




martes, 14 de junio de 2011

Julieta aprendiendo sobre los sentimientos


<>
Este cuento está dedicado a mi amada hija y esposo y a todos los niños del Universo...
 El tema propuesto en éste cuento, se basa en que los niños pequeños aún están aprendiendo a reconocer, los diversos sentimientos que se pueden experimentar en la visda y además, en una de las festividades que más le gusta a mi hija...  Espero puedan compartirlo con vuestros hijos y conversar sobre los sentimientos que ellos conocen o han experimentado, ya que todos los niños son diferentes...  
                         Julieta la Jirafita

Aprendiendo sobre  los sentimientos





Paula Mancilla Castro

14/06/2011

Julieta es una Jirafita muy entretenida, como de 5 añitos humanos y que vive muchas experiencias, junto a sus amigos de la Jungla frondosa…



            Julieta es una Jirafita muy sensible, aunque no lo había comprendido hasta vivir una situación puntual…

           En una oportunidad, despertó muy feliz, porque sabía que ese día cumpliría 5 años.

          Sabía, que ese día sería su día especial, que todos la saludarían, le traerían regalos y la festejarían, es decir, sería la “Reina de la Jungla frondosa”.

           Pero, luego de lavarse su cara en el lago transparente, corrió a saludar a sus papás, esperando grandes abrazos y felicitaciones..., pero nada esto ocurrió.

           Cada uno la saludó, como de costumbre, con un beso en la frente y siguió con sus comunes actividades; limpieza de la cueva, sacar hojas de árboles para el almuerzo, etc…

           Entonces, Julieta se desanimó mucho, pensando en que realmente se habían olvidado de su cumpleaños...

           Pero luego pensó, que su amigo "cachorro", no podría haberlo olvidado, ya que el día anterior habían estado conversando al respecto..., así  es que corrió a visitarlo.

           El problema fue, que no lo encontraba por ningún lugar y cuando al fin lo encontró, este actuaba muy raro…, la saludó a duras penas y  Se hizo el desentendido, diciéndole que éste día no podría jugar con ella, puesto que su mamá, leona, le había pedido a realizar algunos “quehaceres…”.

           Esto, si que la desanimó y comenzó a sentir sensaciones muy desagradables, en cuanto a las personas que ella más estimaba…

            Sintió rabia, porque nadie había recordado algo tan importante como es el "aniversario de nacimiento de un animalito como ella …", pero la sensación  que más la inundaba era la de la pena…

             Una inmensa tristeza,  se posó dentro de su corazón y comenzó a llorar, allí en medio de la selva frondosa.
            Quiso estar sola con su pena y asumió que nadie la saludaría, por lo que buscó cosas por experimentar, como recoger basuras tiradas por los humanos, observar a los insectos más pequeños, etc…

         Pero..., cuál no sería su sorpresa, cuando al regresar a su cueva dentro de la tarde, observó a todos sus seres queridos, tanto sus padres, como sus mejores amigos, león pequeño, la abeja Zum y la señora Plumitas, que la esperaban con un inmenso pastel, realizado con lo que a ella más le gustaba; zanahorias, manzanas, frutillas y guindas…

                     ¡Que feliz se sentía ahora!.

               Todos gritaron: “¡Sorpresaaaaaaaaaaaaaaa!. Y luego, comenzaron a cantar: “ Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz…, cumpleaños Julietita, que los cumplas feliz……!”.

          Con 5 velitas encendidas sobre su torta, Julieta con un gran soplido las apagó.

            Luego de esto, todos la abrazaron y le contaron que habían planeado ésta gran sorpresa para ella.

            Julieta, estaba ahora muy contenta, después de haber pasado por todos aquellos sentimientos..., que la hicieron sentir tan mal.

            Sus padres al saberlo, la abrazaron y le explicaron que ella, era lo más importante en sus vidas y que jamás olvidarían aquel momento mágico en que ella llegó al mundo, tan pequeña y frágil, para ser cuidada, regaloneada y educada por su familia.

                   Le explicaron, que todos la querían mucho y que itentarían no hacerla pasar por momentos tan desagradables en futuras oportunidades, pero que la vida era así: “de dulce y de agraz…”.

             Julieta al terminar la tarde y luego de abrir sus regalos, hechos por las mismas manos de sus seres queridos, reflexionó sobre los sentimientos experimentados durante aquel día y comprendió que viviría diversas situaciones en el futuro y que todo no siempre serían alegrías… Pero que, por el momento ¡se sentía muy feliz y amada!...

Julieta continuará teniendo muchas experiencias entretenidas y aprenderá   muchas cosas importantes de la vida

jueves, 9 de junio de 2011

Julieta aprendiendo sobre los Nacimientos...



<>
Este cuento está dedicado a mi amada hijita, esposo y a todos los niños del universo...        
  En ésta oportunidad, con mi pequeña hija, quisimos tocar un tema que a ella le fascina, el de los bebés y sus nacimientos...           Esperamos les guste y puedan compartirlo con vuestros hijos y conversar sobre tan hermoso tema...
  
                         Julieta la Jirafita

Aprendiendo sobre los Nacimientos…




Paula Mancilla Castro

09/06/2011

               Julieta es una Jirafita muy entretenida como de 5 añitos humanos y que vive muchas experiencias, junto a sus amigos de la Jungla frondosa, aprendiendo cosas nuevas en cada una de sus aventuras...






              Julieta es una Jirafita muy curiosa.

             En una oportunidad, cuando caminaba en busca de más aventuras, se encontró con una pareja de pajaritos, que estaban sentados sobre su nido.

          Como ella era muy amistosa y los pajaritos  en general, siempre la habían tratado muy bien, se presentó: “¡hola!, soy Julieta”, ¿Qué hacen ahí sentaditos, tan acurrucados?.

            Entonces uno de los pajaritos respondió: “Somos la familia “Plumitas” y estamos esperando a ¡nuestros primeros hijos!”.
Julieta, muy sorprendida dijo: “¡oh!, que increíble, ¿cómo pudo pasar?”, les preguntó.

          El pajarito contestó: “muy fácil, cuando dos animalitos se enamoran y se casan, luego llegan sus crías y así va creciendo la familia…”.

       Julieta: “¡ah!, es verdad, porque mis padres se casaron y luego nací yo…”.

      Pajarito: “¡pero existen diferencias, en cuanto a la forma de nacer de los animalitos!”.

       Julieta: “¿cómo es eso?”.

            Pajarito: “mira nosotras las aves, tenemos crías empollando o dando calor, a nuestros huevos en nuestros niditos, levantándose para mostrarle tres huevitos pequeños.

          Pajarito continuó: “tenemos que darles abrigo y luego de un tiempo, ellos solitos saldrán de su cascarón…”.

       Julieta.: “mmmmmm, que interesante”, "pero ¿qué diferencia tienen ustedes de otros animales…, como nosotras las jirafas?”.
         Pajarito: “¿tu también naciste de un huevo?”.

          Julieta: “mmm, no sé…, creo que no, porque no creo que exista un cascarón  tan grande, como para estar dentro de él", río: "jajajajajaja”.

            Pajarito: “entonces ve donde tu mamá y preguntale, cómo llegaste al mundo”.

           Julieta, quedó muy intrigada con la conversación que sostuvo con la familia “Plumitas”, así es que no perdió tiempo y se devolvió a su cuevita, para conversar con su mamá.

           Julieta, al llegar le contó todo lo ocurrido a su mamá y le hizo la pregunta que tanto le intrigaba, entonces su tierna mamá contestó: “Julieta, al igual que los pajaritos y otros animalitos, el fin de nuestras vidas es “crear familia”, pero como los pajaritos te explicaron, pueden nacer las crías de distintas formas.

            Nosotros somos “mamíferos”, esto quiere decir que nacemos de dentro de los cuerpos de nuestras madres, en donde permanecemos por un período largo, dentro de una bolsa materna, formándonos y creciendo para estar preparados para salir a la naturaleza. Luego, nos alimentamos de la leche que producen nuestras propias mamás…”.

           Julieta: “¿pero cómo?...”.

          Julieta estaba mucho más confundida…

             Mamá: “los pájaros son “ovíparos”, es decir, sus  huevos en vez de ser formados en su interior, son expulsados y empollados, dándoles calor desde afuera, hasta que alcancen el tamaño y la formación suficiente para salir del cascarón”.

             Julieta: ”¡ah!, ahora me quedó más claro…”.

            “Entonces nosotros los mamíferos, somos los que nos gestamos dentro del cuerpo de nuestras madres, como los elefantes, monos, osos, ratones, conejos… ¿verdad?, y las aves son “ovíparas”, que salen de los huevos que expulsan sus madres para gestarse dentro del huevo, siendo empollados desde el exterior por sus madres…”.
         Mamá: “¡muy bien, Julieta!, comprendiste algo muy importante de los nacimientos…!.

          Julieta, ya más tranquila de todas sus inquietudes, se dirigió a visitar a la familia “Plumitas” y cual no fue su sorpresa,  al ver que estaban naciendo los pequeños hijitos…                  Corrió a llamar a sus papás y éstos llegaron muy entusiasmados a observar como nacían sus crías…

        Julieta se sintió inmensamente feliz, ya que nunca había presenciado un espectáculo tan hermoso.

              Vió, como los padres de aquellos huevitos, se abrazaban emocionados y con algunas lagrimitas de felicidad..., porque ya terminaba tan larga espera…

           Julieta esa tarde, se quedó reflexionando sobre lo que había aprendido sobre los nacimientos, pero en verdad lo que más le gustó, fueron los bebés pajaritos y pensó: “yo algún día también seré mamá y tendré mi propio bebé Jirafita, para cuidarlo y alimentarlo y entregarle todo el amor que mi corazón pueda dar…”.

       Julieta continuará teniendo muchas experiencias entretenidas y aprenderá   muchas cosas importantes de la vida




jueves, 2 de junio de 2011

Julieta aprendiendo sobre los temores a la oscuridad




Este cuento está dedicado a mi amada hija y esposo y a todos los niños del Universo...     El tema lo propuso mi propia chiquitita de 5 años, ya que suele temerle a la oscuridad y a otras cosas del diario vivir...      En esta ocasión, mi hija fue una importante participante en la pintura de las imágenes, que realicé..., por lo que para ella siempre quedará en su corazón y continuaremos haciendo nuestros dibujos juntas, en los próximos cuentos.
 Espero puedan compartirlo con vuestros hijos y así, conversar sobre sus propios temores...    ya que todos los niños son diferentes.    Como padres tenemos el DEBER de hacer sentir acojidos y apoyados a nuestros hijos, para que logren ser más adelante, jóvenes y adultos seguros de sí mismos, con una buena autoestima, autónomos, independientes, etc...   
    Julieta la Jirafita

Aprendiendo sobre los temores a la oscuridad



Paula Mancilla Castro

02/06/2011

  Julieta es una Jirafita muy entretenida como de 5 añitos humanos y que vive muchas experiencias, junto a sus amigos de la Jungla frondosa, en esta ocasión...






              Julieta es una Jirafita muy cariñosa y dependiente de sus padres, especialmente de su mamá, quien suele abrazarla muchas veces al día, lo que la hace muy feliz.

          En una de sus aventuras por la gran jungla frondosa, Julieta aprendió algo muy importante…

           Todos los días después de su almuerzo, Julieta tenía permiso para ir a jugar junto a sus amiguitos de la jungla, pero siempre tenía que estar de regreso, antes del anochecer.


      Una tarde, de delicioso sol, Julieta se divirtió mucho jugando a las escondidas con su inseparable amigo león. Cachorro: “Julieta, juguemos a las escondidas ¿ya?...”, preguntó, a lo que Julieta accedió de inmediato, porque era un juego que a ella le encantaba. Primero contó afirmado en un árbol, Cachorro, el león pequeño y Julieta corrió a esconderse… Luego, fue el turno de Julieta y así sucesivamente . Se la pasaron, descubriendo nuevos lugares donde esconderse;  detrás de las  lianas pajosas  o debajo de un gran tronco caído, por culpa de un humano, que pasó por ahí...
           Sin darse cuenta, se hizo de noche y Julieta, nunca había estado sola en la oscuridad.

         Su amigo Cachorro, le dió indicaciones a Julieta, para volver a su casa, una cueva muy cálida, con pajita para dormir cómodamente.

Pero Julieta en la oscuridad sintió mucho miedo… No encontraba en qué dirección caminar.  Estaba desorientada…, veía  a todos los árboles y matorrales iguales y además escuchaba muchos sonidos extraños y desconocidos, de otros animalitos.

           De repente, escuchó que la llamaban a lo lejos: “¡Julieeeetaaaa!”, ¡Julieeeeeetaaaaa!”.

          Menos mal, era la voz de su padre, tan característica, muy gruesa y alta. Julieta respiró tranquila, se sintió a salvo. Cuando se reencontró con su papá, éste le dió un fuerte abrazo, pero le dijo a la vez: “hija, ¡que susto nos has causado, no sabíamos donde podías estar, ni si te había pasado algo malo!”. Julieta, entró a su cueva con la cabeza gacha y pidió disculpas. “Papitos, no quise que se hiciera de noche, solamente fue que me entretuve jugando con cachorro y las horas se fueron volando… Sentí tanto miedo en la oscuridad”.

      Fue entonces, cuando su tierna mamá la abrazó y comenzó a conversarle: “Julieta, no debes temerle a la oscuridad, es algo normal en nuestra naturaleza. Cuando nosotros en éste lado del planeta Tierra, estamos a oscuras, es porque del otro lado está el sol. Esto se debe a que nuestro planeta gira todos los días. Yo sé que sentiste miedo, porque no veías nada, ni encontrabas tu casa ni a nosotros…”.

            Julieta: “si…, y escuché muchos ruidos extraños…”.

      Mamá: “hija, lo que pasa es que en la noche existen muchos animales de la jungla, que despiertan para hacer su vida nocturna, como los búhos, las luciérnagas, los murciélagos, etc…”.

        Julieta: “pero, yo no los conozco y me sentía sola, ¡quería estar con ustedes, en nuestra cuevita calentita…!”.

Mamá: “Sí, lo sé, es normal temerle a lo desconocido, si te encuentras sola, es por eso que una niña de tu edad, debe intentar estar siempre  acompañada y cuidada por sus padres u otro animal adulto de confianza, que pueda abrazarte si lo necesitas”. “Nosotros  te amamos  y no queremos que te pase nada malo. En esta jungla frondosa, pueden haber muchos peligros tales como quebradas, donde puedes caer…u otros animales, que querrán llevarte, quizás adonde…”.

 “Bueno hija, creo que aprendiste una lección: la noche es oscura, porque la naturaleza es así y es por eso que tendrás que estar con nosotros a esa hora, para dormir y descansar, para enfrentar el nuevo día que comenzará”. “Dentro de nuestra cueva, tu duermes en tu camita de paja muy tranquila y no le temes a la oscuridad, porque sabes que estás acompañada por nosotros y los ruidos extraños no deben asustarte, porque están afuera y nosotros estamos a tu cuidado, es nuestro deber como padres.”. Julieta, comenzó a cerrar sus ojitos, muy complacida de estar en casa, junto a sus amorosos padres.

             Julieta continuará teniendo muchas experiencias entretenidas y aprenderá   muchas cosas más